Represión en la marcha por Santiago: “Fue una cacería”

La gran manifestación del último viernes en la que una sociedad empoderada reclamó al Estado la aparición con vida de un ciudadano, terminó con una feroz represión. Al respecto, las brujas conversamos con una de las periodistas que estuvo en el lugar y sufrió los hechos en carne propia.

 

Gisele Sosa es integrante de ANRed – Agencia de Noticias RedAcción, Agencia de Noticias que forma parte de la Red Nacional de Medios Alternativos (RNMA), a través de la cual más de 20 medios coordinan un trabajo de cobertura conjunta en situaciones como la pasada movilización por Santiago. Testigo de la represión nos comparte su experiencia:

“Cuando todo terminó y todxs nos fuimos de la marcha, nos empezamos a enterar por mensaje de texto que había represión en Plaza de Mayo. Había muchísima policía uniformada junto a otros de civil, con camiones hidrantes. A lo largo de toda Avenida de Mayo a partir de 9 de julio la policía iba reprimiendo. La armada iba por la calle y la de civil con los chalecos bordó, iban por los laterales. Ezequiel iba transmitiendo en vivo por la RNMA, Juan lo iba asistiendo de atrás y yo iba sacando fotos”.

 

21272580_1914832585509417_3383485173731710682_n“En un momento yo estaba alejada de los chicos y siento que empieza a haber gritos porque se querían llevar detenida a una chica. La estaban acusando de estar tirando piedras cuando si ves la filmación en vivo se ve que tenía un celular en la mano. Estaba registrando. En ese momento un policía dice ´a él que está registrando´, y es ahí cuando lo detienen a Ezequiel. Juan va en su ayuda y automáticamente lo tiran al piso. Se le tiran arriba más de cinco policías y los dos quedan reducidos en el piso a los golpes. Salto yo y un montón de compañerxscomunicadores diciendo que eran prensa, que por favor los soltaran. Empiezan los empujones, nos tiran gases, nos pegan y se llevan a Ezequiel y a Juan detenidos, junto a otras tantas personas”.

 

Gisele recuerda que la represión también ha estado presente en los Encuentros Nacionales de Mujeres y en las jornada como el 8 de marzo: “Los medios hegemónicos quieren tapar la fiesta que es que un montón de mujeres nos organicemos y empoderemos. Terminan hablando de los disturbios y de las paredes pintadas. El fin de semana no se habló del grito contundente de todxs pidiendo aparición con vida de Santiago Maldonado, sino que hablaban de las paredes del Cabildo”.

 

“Cuando nos detienen a los chicos los suben en camionetas separados. Cuando llegó la abogada María del Carmen Verdú los trasladaron a la Comuna 15. Los 31 detenidos fueron divididos en cuatro comisarías. Desde el primer momento dijeron que iban a estar incomunicados hasta el lunes. No dejaron pasar a familiares de detenidxs ni al SIPREBA (Sindicato de Prensa de Buenos Aires), y menos a los abogadxs. Había incluso un docente que necesitaba medicación y no se la dejaron pasar. Todas irregularidades. Al no poder comunicarnos no sabíamos cómo estaban de salud, así que por seguridad garantizamos presencias permanentes en las comisarías. No solamente nosotros de la RNMA sino que les pedimos a organizaciones sociales, barriales, murgas, que nos ayudaran a hacer el aguante”.

 

La periodista narra a las brujas como a partir de la organización entre distintos espacios políticos pudieron garantizar presencia en todas las comisarías: “Después de la presión que hicimos lxsque estábamos ahí y una conferencia de prensa que dimos el sábado al mediodía, le ganamos 24 horas al juez Martínez de Giorgi, que adelantó las indagatorias para el domingo”. Este mismo juez mantiene la causa contra Las Madres de Plaza de Mayo, quién el año pasado ordenó la detención de Hebe de Bonafini. Pero que, ante el masivo repudio y lucha, debió dar marcha atrás.

 

A pocos días de los hechos, se sigue conociendo información que torna más grave la represión. Detenidxs que fueron levantadxs en distintos lugares cerca de la Plaza, algunxs mientras estaban cenando, imputadxs por el mismo delito inventado; una mujer detenida que contó como la desnudaban y filmaban; personas amenazadas por policías que les decían que se portaran bien o iban a terminar desaparecidxs. Mientras tanto, no debemos dejar que se tapa el dato de que más de 250 mil personas en CABA y otras tantas en distintos puntos del país, seguimos reclamando al Estado que nos cuide, defienda, proteja, y que nos diga dónde está Santiago Maldonado.

 

ESCUCHAR ENTREVISTA COMPLETA


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s