Porque somos libres

Por Vanina Cortijo*
El 32 Encuentro Nacional de Mujeres se desarrolló en la ciudad de Resistencia, Chaco en absoluta normalidad. Durante los tres días que duró el ENM (del 13 al 16 de octubre), más de 50 mil mujeres participaron en más 70 talleres, en los que se debatieron temas como la economía, la salud (hegemónica, ancestral, alternativa) la educación, las artes, las formas de organización política y el poder.
Uno de los principales ejes de todos los encuentros es el reclamo por el aborto legal, seguro y gratuito. Este año, además, se hizo foco en los derechos humanos. En casi todos los pizarrones de las aulas se podía leer “Libertad a Milagro Sala” y “Dónde está Santiago Maldonado”. Además, muchas mujeres llevaban en sus mochilas la imagen de Johana Ramallo y el pedido de inmediata aparición.
La enorme cantidad de Mujeres originarias tiñeron el Encuentro de saberes ancestrales y finalmente se votó a Chubut como sede del próximo ENM.
Alegría es la palabra que define este encuentro. Las autoridades municipales trabajaron durante meses para preparar la ciudad y recibir a las mujeres. Se dispusieron camiones con agua potable y baños químicos en plazas y clubes.
La Comisión Organizadora trabajó incansablemente y se notó el esfuerzo enorme que realizaron para lograr el éxito de la jornada. El 32 ENM fue una fiesta.
Terminado el Encuentro fueron pocas las mujeres que quedaron en la Ciudad. Algunas regresaron a sus hogares el domingo y otras partieron después del acto de cierre. Por lo general son pocas las que se quedan en la ciudad a la espera del horario de salida de sus medios transporte.
Así fue hoy. Después del acto de cierre y una vez conocida la sede del 2018, muchas mujeres salieron a almorzar, pasear y varias se quedaron en plaza 25 de mayo, haciendo picnic a la sombra de un calor intenso.
Cerca de las 15.30 horas un grupo de personas comenzó a manifestarse frente a la catedral, ubicada en uno de los laterales de la plaza 25 de mayo. De repente se escucharon gritos de mujeres y a continuación “que se vayan”. La personas daban vueltas a la plaza custodiadas por personal policial. Hubo corridas y más gritos. Mujeres sentadas en el pasto fueron sorprendidas por golpes y en minutos la plaza se convirtió en una batalla campal. Motos a velocidad golpeando personas, piedrazos, sirenas y la Gendarmería circulando por el medio de la plaza. Los y las vendedoras ambulantes, sorprendidas, tuvieron que guardar sus productos e irse.
Un grupo de manifestantes se acercó a un par de micros de larga de distancia que tenían que partir y les impidieron el paso, atemorizando a las mujeres que ya estaban arriba.
En pocos minutos la plaza 25 de mayo era un caos.
Nosotras estábamos ahí. Tomamos unas pocas fotos y nos agrupamos con otras mujeres intentando averiguar qué pasaba. Nos acercamos a una mujer de la guardia policial y les preguntamos cuál era el reclamo. “Que se vayan”, nos contestó. Como creímos o quisimos no entender, insistimos: “¿que se vayan quiénes?”. La mujer nos miró y nos dijo “Ustedes. Que se vayan. Están a favor del aborto y esta ciudad defiende la vida”.
Las motos recorrían la plaza y tiraban piedras.
Una abogada local se acercó a decirnos que por nuestra seguridad nos vayamos y rápidamente unas 20 mujeres se nos acercaron sin saber qué hacer. Caminamos unos metros y unas cruzaron para tomar un micro de línea. Quedamos 5 que decidimos caminar juntas unas cuadras. El clima enrarecido generaba una sensación de angustia.
La pregunta era obligada: ¿por qué? . La respuesta es evidente. Porque somos libres. No soportan que seamos libres. No pueden aceptar que vivamos con nuestra reglas, que seamos autónomas, independientes, gozosas, que decidamos sobre nuestros cuerpos y nuestras sexualidades, que ejerzamos el poder y que nos dediquemos a la política. No pueden. El patriarcado no puede. Y como nos revelamos a él, el patriarcado ejerce violencia.
Los hechos de hoy son patéticos. Lamentables. Tristes. Manifestamos nuestra solidaridad con las mujeres heridas y con las puesteras corridas. Repudiamos esta acción que nada tiene que ver con la inmensa fiesta que fue el 32º Encuentro Nacional de Mujeres – Chaco 2017 y con la gran cantidad de la población de Resistencia que nos alojó cálidamente.
Porque somos libres, seguimos. #ChubutNosEspera
*21316551_1371804869600285_4065427710273048644_o

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s