Las mujeres se iluminan en este Paro Internacional

*Por Abril Carrizo

Con sólo buscar en Google “Artistas Visuales Argentinas” los primeros 11 nombres que aparecen como los más reconocidos del país corresponden a hombres cis, exceptuando la reconocida a nivel mundial Marta Minujín. Reflexionando en esta idea de invisibilización de las artistas mujeres argentinas, surge “Nosotras Proponemos”, una asamblea permanente de artistas visuales que pone de manifiesto la desigualdad de género que aún persiste en el mundo del arte.

A raíz de un posteo de Facebook ante el fallecimiento de Graciela Sacco, artista visual rosarina, mujeres artistas, historiadoras, investigadoras, curadoras, galeristas, escritoras y trabajadoras el arte comenzaron a debatir en redes sociales sobre los maltratos, la desvalorización y la invisibilización de las mujeres en el arte. En tan solo unos días, crearon un “Compromiso de Práctica Artística Feminista”, que busca “crear conciencia sobre las formas patriarcales que, como una membrana invisible, moldean el ejercicio del poder en el mundo del arte”, y que se propone como una guía de prácticas personales e institucionales que invitan a seguir.

Fátima Pecci Carou, artista y una de las integrantes de la Asamblea, cuenta que “a partir de ese posteo, surgieron todos estos puntos que apelan, no solamente a la cuestión de visibilidad, sino también a la cuestión económica, y a entender que la historia del arte está contada por varones”.

El feminismo nos iluminará

Con espíritu federal, “Nosotras Proponemos” convocó a todos los museos nacionales y provinciales a realizar una actividad en el marco del Paro Internacional del 8 de Marzo. Esta propuesta consiste en iluminar solamente las obras de mujeres artistas que estén en las salas.

“Nos pareció muy simbólica la idea de iluminar, para que justamente se vea en ese efecto, la ausencia o la poca presencia de artistas mujeres en la sala. Y la idea de iluminar es para revisar, también, la historia del arte, y sacar a la luz esos nombres de esas artistas que pasaron a la historia sin tener tanto reconocimiento”, explica Fátima.

Según datos de la asamblea, el grado de representatividad que tenemos las mujeres en el arte contemporáneo es aproximadamente del 30% a diferencia de los varones. En el 2017, hubo cuatro Premios del Salón Nacional y ninguno de esos fue otorgado a artistas mujeres en los rubros de Pintura y Escultura. Desde 1911 hasta hoy, solamente cuatro pintoras obtuvieron el Gran Premio en el Salón Nacional, en cambio lo recibieron 99 varones. Además, en el primer piso del Museo Nacional de Bellas Artes, de 268 piezas de arte argentino internacional hasta los años 80, hay solamente 22 obras de mujeres, es decir, un 8%, entre otros datos que reflejan desigualdad en todas las variables del mundo del arte.

En el documental “¿Cuál es el precio del arte?”, la artista inglesa Tracy Emin reflexiona sobre qué sucede con las mujeres artistas, cuál es el grado de reconocimiento y valor de sus obras. En este sentido, investiga sobre la visibilidad que tienen en la sociedad, pidiéndole a distintxs ciudadanxs ingleses, si pueden decir tres artistas. Automáticamente, ante la pregunta, todxs responden nombres de artistas varones: Picasso, Dalí, Monet, entre otros. Cuando les pide que nombren tres artistas mujeres, lxs entrevistadxs comienzan a balbucear,  algunxs hasta no responden y otrxs sólo aluden a Frida Kahlo.

 “Ha habido un borramiento de los nombres de las mujeres y también un desprestigio sobre la labor artística femenina, en el sentido de que, también las grandes obras de los grandes géneros históricos siempre eran asignados a varones”, reflexiona Fátima acerca de cómo el patriarcado atravesó históricamente las representaciones del arte.  Además, las mujeres dentro del arte han sido observadas como objetos a representar más que por su condición de creadoras, sumando otro condimento a esa deslegitimación del sistema patriarcal.

En este contexto de Paro Internacional, donde decimos que “sin equidad de género no hay justicia social”, son varios los desafíos que las mujeres artistas se proponen a largo plazo en la lucha contra la desigualdad en el arte, articulándose no solo a nivel federal sino también pensando en clave regional.

“Esta es la primera vez que una asamblea de artistas visuales va a marchar en el Paro Internacional, que vamos a tener una columna propia, y no es poca cosa, porque ya genera una posición y una visibilidad dentro de los demás grupos de lucha feminista. Me parece que, como desafío, tenemos que avanzar desde lo que nos une más que desde las diferencias, y lograr que haya realmente un cambio cultural, real, concreto;  que no quede como una cosa vistosa, linda, sino que podamos ver estos cambios”, opina Fátima.

nosotras proponemos foto

Uno de los reclamos centrales en función de este Paro tiene que ver con la feminización de la pobreza y cómo el ajuste nos afecta mayormente a las mujeres e identidades disidentes. En esta línea, Fátima reflexiona sobre cómo las políticas regresivas en términos económicos, educativos y culturales afectan a las trabajadoras del arte:

“A nivel nacional, el recorte y el ajuste en el plano educativo va a generar menos puestos de trabajo y también menos formación, por lo cual, el día de mañana, son menos las posibilidades de acceder a ciertos cargos u obtener ciertos trabajos. Por otro lado, sabemos que muchas de las artistas son madres y tienen que elegir, o tienen que articular la labor como madre, porque es un trabajo, y también la labor en el campo artístico. Sabemos que muchas veces no es remunerado, que el mundo del arte sufre una precarización importante con respecto al pago de los trabajos, de las obras, se dilatan, se devalúa muchas veces el hacer artístico. Entonces, ya de por sí es difícil ser artista, imaginate ser artista y madre”, reflexiona Fátima.

A su vez, explica que los recortes en el presupuesto para la cultura hacen que también haya menos espacios donde exponer, donde se pueda representar, donde se puedan poner a la venta las obras, entonces eso afecta directamente el plano económico como  artistas.  “Creo que nuestro compromiso artístico también es decir que valoren nuestra forma de ver el mundo y de hacer arte, con nuestra mirada. Siempre estuvo tan dejada de lado que es un poco poner en valor nuestra obra y en valor económico”, concluye Fátima.

Combatir al patriarcado dentro de las instituciones artísticas

Desde Nosotras Proponemos y su compromiso de práctica feminista, son varias las propuestas que surgen para pensar qué rol debe cumplir el Estado, y sus instituciones culturales, en esta coyuntura de desigualdad en el mercado laboral y en el mundo artístico en general.

Una de las propuestas está relacionada a establecer un cupo de 50/50 de exposición en los museos, como también en las premiaciones y concursos. No nos olvidemos que las premiaciones implican dinero, entonces también que haya más artistas premiadas tiene que ver con esta lucha contra la desigualdad en el plano económico”, explica Fátima. A su vez, consideran que los museos deben realizar mayores actividades relacionadas a las mujeres y que no quede sólo en la coyuntura del Día de la Mujer Trabajadora. “Que realmente haya un compromiso de incluir en las muestras, en la programación, artistas de esta generación, de las pasadas, de las mas nuevas”.

Por otra parte, si hay algo que nos cuesta a las mujeres e identidades disidentes, es asumir cargos de visibilidad. En esta línea, desde Nosotras Proponemos consideran fundamental plantear la actividad representativa en los cargos de las instituciones artísticas, educativas y culturales, para poder llegar y generar políticas para las demás. “En Argentina son muy pocas las directoras de museos, los cargos principales mayoritariamente están ocupados por varones. Hay muchas mujeres funcionando en cargos intermedios, que tienen que ver con la gestión, con sostener. Es como que las mujeres estamos siempre sosteniendo los espacios pero después no en los cargos importantes o de mayor visibilidad, liderando. Que haya mujeres con roles importantes y que hagan una diferencia en el funcionamiento de las políticas”, sostiene Fátima.

Otra de las observaciones de esta colectiva tiene que ver con los programas en las universidades donde hay carreras vinculadas al estudio de las artes visuales. En este sentido, proponen que haya más autoras dentro de las bibliografías y más artistas mujeres dentro de los planes de estudios.

exposicion npeducación

El Museo de Bellas Artes de La Plata también se iluminará

Sumandosé a la propuesta de Nosotras Proponemos, el viernes 9 de marzo a las 19 hs, el Museo Provincial de Bellas Artes va a realizar la inauguración de las muestras, y  una de ellas es el “Panóptico de los años 20 de la ciudad de La Plata”, con sus artistas y sus movimientos. En este contexto, se van a iluminar las obras de las mujeres y se va a escuchar un relato sonoro sobre aquellas artistas que en la época participaban de salones y no se conocieron hasta ahora.

Esta propuesta está coordinada por Renée Zgainer, responsable del área “Escenas” del Museo Provincial, un área que viene funcionando hace dos años y desde la cual se han llevado adelante ciclos de danza en el Museo y algunas que otras experiencias de teatro, intervenciones musicales e instalaciones performáticas. El año pasado, en el marco del Día de la Mujer, se llevó a cabo una muestra de unas investigadoras de la Facultad de Bellas Artes que se llamó “Ilustres Desconocidas”, que consistía en la exposición de todas obras patrimoniales de artistas mujeres, y donde un grupo de bailarinas y artistas de teatro, se asociaron y armaron una performance.

La muestra para este año “Panóptico de los años 20 en la ciudad de La Plata” parte de un trabajo de investigación de la curadora  Mercedes Schoenemann, acerca de lo que sucedía a nivel artístico en esos años, que coincide con la época que se fundó el museo. “A partir de esa investigación reconfirmamos que hubo una primera directora que se llamo Ernestina Rivademar, completamente invisibilizada”, cuenta Renée. A partir de esto, la Biblioteca del Museo pasará a llamarse “Ernestina Rivademar”.

Además, Schoenemann hizo una principal investigación sobre mujeres que participaban de salones de pintura en esos años, que pudo descubrir gracias a las publicaciones de los diarios locales donde figuraban las listas de las personas que participaban, y las listas de las que quedaban en los concursos. “De esa manera, ella descubrió que había una cantidad de mujeres que, por supuesto, no ganaron premios, no hay obras en el museo, pero que probablemente estaban desarrollando una labor artística con muchas dificultades; en esa época dejar una familia para estudiar dibujo, pintura, llevar adelante una vida propia como mujer, no era fácil”, reflexiona Renée.

En este sentido, el viernes 9 de marzo se van a iluminar las pocas obras que hay de mujeres de la época y mientras va a sonar un audio en el cual se van a nombrar a estas 18 mujeres que “se sacaron de entre el polvillo, de los papeles, de alguna manera reivindicándolas”.

En relación al Paro Internacional y el rol que las mujeres artistas vienen llevando a cabo dentro del feminismo, Renée considera que es un buen primer paso reivindicar a todas esas mujeres que no están siendo nombradas. “Reivindicarlas y luego homenajear a las que sí pudieron llevar una obra, y a otras que por rebeldes quedaron afuera. También poder llevar adelante proyectos en los cuales otras mujeres que no tienen acceso puedan participar, y que esas obras puedan llegar a los salones, a los concursos, que sea una propuesta donde nos corramos de los lugares de las modas en el arte”.

A su vez, considera que es necesario  seguir revisando las prácticas, en qué medidas seguimos respondiendo un patriarcado y a unas formas patriarcales de conducirnos, de relacionarnos, de convivir. Y a partir de eso, repensar los concursos, los salones, en qué medida participan más las mujeres. Instalarlo como un debate, porque parece que no se entiende como un problema todavía en algunos espacios.”

Por último, la coordinadora de Escenas refuerza la importancia de la articulación de los grupos, colectivas y movimientos de artistas en la región: “Esas articulaciones me parece que enriquecen y colaboran y hacen que eso se empiece a afianzar como algo que tiene una fuerza, como una base”.

mujeres museo final


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s