#8M: “El feminismo pone en cuestión un sistema de poder político y económico”

Así lo expresaba el documento leído el pasado #8M al finalizar la gran movilización de mujeres, lesbianas, trans y travestis en las calles platenses. El texto se trabajó en conjunto entre las distintas organizaciones que participan de la Asamblea de Mujeres de La Plata, Berisso y Ensenada.

Ver fotos en el Facebook de Viaje en Escoba 

Entre las actividades que se desarrollaron el último 8 de marzo, una vez finalizada la marcha un grupo de mujeres armó un pequeño escenario y entre varias fueron leyendo un texto dirigido al gobierno municipal, provincial y nacional. Entre las presentes se encontraban representantes del Programa Ellas Hacen, diputadas, concejalas y distintas referentas políticas de la ciudad.

28795487_2015247262134615_8466532497889427456_o

Documento completo:

Una vez más, las mujeres del mundo nos unimos y organizamos, y en el marco de nuestro Día, nos convocamos a realizar el segundo Paro internacional. Un paro que comenzó a gestarse en Argentina y se replicó en distintos lugares del mundo.

Un paro que es un grito de lucha mediante el cual manifestamos nuestros reclamos, exigimos que nuestras propuestas sean escuchadas, y además por sobre todo, cuestionamos este mundo desigual e injusto, donde reina el capitalismo salvaje, sentado en las bases del patriarcado y el machismo.

Un paro convocado desde nuestra identidad de trabajadoras, porque todas las mujeres lo somos, porque no sólo reproducimos la fuerza de trabajo, sino también la especie, así la economía mundial se sustenta en nuestra labor, invisibilizada por siglos, sobre la que hoy estamos dispuestas a echar luz.

Este 8 de Marzo, tomaremos la palabra, esa palabra negada por siglos, esa palabra que para muchas sigue siendo prohibida, y en las casas, en las fábricas, en las changas, en las escuelas, en los terciaros, en las universidades, en las oficinas, en los comercios, en los bares, haremos sentir nuestra potente vos. ¡La tierra temblará porque todas nos movilizaremos al mismo tiempo!

Estamos convencidas de la necesidad de horadar los pilares de este sistema capitalista y patriarcal, de la imperiosa urgencia de lograr que los cimientos de la sociedad sean desde una construcción feminista, para ello, nos constituimos en sujetas políticas, y transformando nuestro cuestionamiento, nuestra ira ante el dolor, en voluntad política, venimos a profundizar  esta sostenida batalla que no nos da tregua, ni nos permite optar por la indiferencia o el olvido.

Vemos con optimismo que, en los últimos años, el movimiento de mujeres ha puesto en vilo a toda la sociedad contemporánea al remover viejos pilares. Las mujeres no aceptamos más el orden actual y el poder vigente, y no pueden seguir imponiéndonoslo como antes o con renovados artilugios.

El sometimiento de nuestros cuerpos, es clave en un sistema de poder político internacional e histórico que moldea a las sociedades y a los tiempos. La destrucción de los cuerpos de las mujeres en las guerras de ocupación, las violaciones masivas sobre las mujeres por parte de los ejércitos, las mutilaciones genitales, la legalización del sistema prostituyente, los feminicidios masivos, los feminicidios públicos, el abuso de las niñas, las muertes por aborto clandestino, la persecución a mujeres originarias, la esclavitud sexual, la falta de oportunidades y accesos a los trabajos, las menores remuneraciones, el acoso y el hostigamiento virtual, demuestran prácticas de opresión que parecen no reconocer fronteras. Es imperioso entonces que nuestra lucha tampoco las reconozca.

 Por todo esto es que recuperamos  las luchas y banderas de las que se organizaron a lo largo de los siglos, y buscamos darle un nuevo y definitivo impulso.

Desde el feminismo, ponemos en cuestión un sistema de poder político y económico que en términos globales propone un retroceso en las conquistas de derechos de las trabajadoras, la privatización y el uso irracional de los recursos naturales, el control militar de las grandes potencias sobre los pueblos libres, mediante agobiantes endeudamientos y políticas de hambre y exclusión de las mayorías, las guerras y las ocupaciones militares, entre otros métodos. Y lo ponemos en tela de juicio porque consideramos que en un sistema económico injusto –que castiga con énfasis a las mujeres-, nuestro género no podrá liberarse del yugo del patriarcado. La justicia social sólo será plena con justicia de género.

Así denunciamos la persecución político-judicial que sufren nuestras compañeras militantes políticas y sociales donde las condiciones de persecución se agravan por el hecho de ser mujeres, Milagro Sala es un claro ejemplo de ello.

En Argentina, el retroceso para las mujeres es evidente y desesperante. A dos años del gobierno de Cambiemos, la política de ajuste y represión nos sigue pegando duro. A un año y ocho meses que el Presidente Mauricio Macri presentara un Plan para combatir la violencia de género, la problemática se ha agravado dramáticamente, mientras que en julio del 2016 la estadística hablaba de un feminicidio cada 37 horas, hoy estamos frente a una realidad que nos habla de un feminicidio cada 29 horas.

Frente a esta realidad, el gobierno, desarticula muchas de las áreas de educación o investigación que versan sobre el tema, recortando presupuestos a las universidades, en el Conicet, en el ministerio de Desarrollo Social de la Nación, en el Programa de salud sexual y reproductiva, y con la amenaza de disolver Unidad Fiscal especializada en Violencia de Género.

Mediáticamente el presidente muestra interés en la temática y en la práctica desguaza los programas, recorta los presupuesto, despide trabajadoras y trabajadores con paritarias congeladas y avala la violencia institucional aplaudiendo ante las cámaras el gatillo fácil y el asesinato de nuestros jóvenes, dando así el mensaje que la violencia y el abuso de poder son herramientas legítimas, para ser usadas, aún  por las fuerzas del Estado. Legitimando de esta manera la violencia física, en cuya cadena el eslabón más débil son las mujeres, las travestis, las trans y las niñas y niños, las personas discapacitadas, la vejez.

La reforma jubilatoria impulsada por el gobierno nacional afecta fuertemente a las jubiladas, así como las políticas de recortes en políticas públicas y la suba de los servicios públicos asfixia a la ciudadanía, una vez más la feminización de la pobreza gana terreno en nuestra patria.  Los tarifazos, especialmente el del transporte, inciden más en el bolsillo de las mujeres (sobre todo las habitantes de barriadas populares), acentuando así la desigualdad tanto de clase como de género.

Los embates al sistema educativo, también nos afectan. La desarticulación de las cooperativas de trabajo que coordinaban con planes de estudios restringe claramente al ejercicio del derecho a la educación. Las mujeres, hemos liderado históricamente las cifras de analfabetismo, el recorte a estos programas nos perjudica entonces de manera especial. Así como los recortes en otros niveles educativos. Por otro lado, sabemos que un gran porcentaje de docentes en nuestro país, son mujeres. La decisión de los gobiernos nacionales y de la provincia de Buenos Aires, de no respetar la paritaria docente, golpean fuertemente a las mujeres que ejercen la docencia. Además de la estigmatización que sufren al señalarlas como las responsables del no inicio de las clases.

Nuestra salud también es una cuestión de Estado. Los recortes en salud afectan especialmente a las mujeres. Las desarticulaciones de los consultorios gratuitos sobre salud sexual y reproductiva, la desarticulación de las acciones de implementación de la ley de Educación Sexual Integral, la falta de legalización del aborto, la falta de entrega de preservativos femeninos y masculinos, la falta de entrega de misoprostol para las consejerías pre y post aborto, la falta de entrega de medicamentos para afectadas por HIV, los recortes en el PAMI, la falta de pagos a proveedores de IOMA,  son políticas de gobierno que afectan nuestra salud y particularmente la salud de las mujeres que no poseen obra social o son usuarias de la obra social como trabajadoras del Estado.

La falta de trabajo y los despidos masivos también nos afectan particularmente. De acuerdo a datos de septiembre de 2017, mientras el promedio de desocupación para varones rondaba en 8,5% para las mujeres lo era del 10,2%, mientras que las mujeres jóvenes de menos de 29 años, triplican el promedio de desempleo. Para aquellas ocupadas, la desigualdad se mide en cuanto las mujeres ganan un 27% menos que los varones, por  tareas de igual valor. Si a estos números les sumamos el trabajo de cuidado y reproductivo que hacemos y que no es remunerado, la situación se torna insostenible.

La falta de empleo, la precariedad del mismo, o las diferencias salariales, trae como una de sus consecuencias  la imposibilidad para las mujeres en acceder a una vivienda digna, esto sumando a un gobierno que  abandona los programas de construcción de viviendas sociales, hace que este derecho se torne inalcanzable.

Las mujeres migrantes también sufren de manera especial la doble condición. Desde el inicio de la gestión el Gobierno nacional ha incumplido los tratados internacionales de derechos humanos y ha desarticulado la política de contención a inmigrantes que llevaba adelante el Estado Argentino desde hacía años. La persecución que sufren las migrantes, es alarmante y debe cesar.

Las travestis y trans, los cuerpos feminizados, también sufren las políticas de un estado que parece desconocerlas. La persecución policial que sufren, hoy con el aval de los Ministerios de Seguridad de la Nación y Provinciales, es cada día más alarmante. Es necesaria la aprobación a nivel nacional de la ley de cupo laboral travesti trans y la aplicación efectiva en las provincias donde fue aprobada. Asimismo exigimos Justicia por Diana Sacayan, a días del inicio del juicio oral por su travesticidio.

Sin embargo las cuestiones puntualizadas en este documento, gozan de la invisibilizacion. La protección mediática y judicial a los gobiernos nacional, provincial y municipal de CAMBIEMOS se ha incrementado sobre todo después de las importantes movilizaciones populares de los últimos meses. Protección que se extiende a numerosas manifestaciones públicas sexistas, misóginas y discriminatorias de gobernantes y seguidores de la derecha gobernante.

Nuestra provincia de Buenos Aires, no escapa a la realidad nacional. La red de refugios anunciada por María Eugenia Vidal el 9 de marzo de 2016, no sólo no se ha concretado sino que además los feminicidios, siguen en aumento, liderando nuestra provincia la triste estadística nacional de feminicidios; este dato de la realidad tiene un anclaje en la cultura patriarcal, pero también lo tiene en la economía y en el achicamiento del Estado. Las mujeres sin posibilidades de lograr autonomía económica difícilmente puedan salir del círculo de la violencia, y más aún sin el acompañamiento de políticas estatales reales.

Así, lejos de cualquier respuesta de política pública, alejada de la comprensión de la temática, Vidal lanza una aplicación para celulares, y pretende mostrarla como  una solución estatal contra la violencia. Paralelamente la gobernadora, sub-ejecuta el presupuesto para prevenir y combatir la violencia de género, y nos dice a las mujeres de la provincia que el machismo no se resuelve con movilización sino ‘educando bien’ a nuestro hijos (sic), abonando la idea de la mujer que precisamente el machismo ha instaurado, la mujer educando sus hijos e hijas en la intimidad, fuera del terreno de la vida pública, de la calle, de la política.

Es importante mencionar también, la persecución política, el abandono y bloqueo económico que ejerce el gobierno  provincial de María Eugenia Vidal en relación a los municipios cuyos gobiernos son de un color político distinto y opositor a las políticas de la alianza Cambiemos, como por ejemplo el Municipio de Ensenada, donde la provincia ha abandonado la culminación de obras, ha disminuido el presupuesto, ha reducido el personal en las comisarias especialmente en la comisaria de la Mujer y la familia,  y ha decidido no pagar la deuda económica que tiene con el mismo. No obstante, en Ensenada la gestión del intendente Mario Secco, resiste en el marco de un proyecto de inclusión social, independencia económica y justicia social, pese a que el gobierno provincial, intente someter, disciplinar y marginar (así como el patriarcado a todo lo que se aleje de lo heteronomativo) a los gobiernos municipales que piensan distinto, debilitando las instituciones públicas, obstaculizando el acceso a los servicios de salud (en el que las usuarias mayoritariamente son mujeres, niñas y niños), de educación, retirándose de su responsabilidad como gobierno de la provincia.

En nuestra ciudad de La Plata, la situación es alarmante. Ya en 2015, en campaña electoral el actual Intendente de nuestra ciudad, en declaraciones a la prensa, dijo que “no se le ocurriría dar trabajo a un travesti”, de esta manera Garro se posiciona en un lugar claro de irrespeto por la diversidad sexual,  cuestión que desde su gestión no ha desandado.

Una vez asumido como intendente, se sucedió la injusta y evitable muerte de Emilia Uscamayta Curi, producto de la desidia del Estado municipal, que avala y promueve las fiestas clandestinas que no cuentan con controles de ningún tipo. Esta causa ha sido elevada a juicio, pero este avance en la justicia se debe a la militancia de familiares y amigas y amigos de Emilia, que no cesan en su pedido de justicia.

Garro además, a pocos meses de su asunción, mandó a reprimir a mujeres cooperativistas que se manifestaba a fin de conservar sus fuentes laborales.

Por otro lado, en La Plata hace ya siete meses se encuentra desaparecida la joven Johana Ramallo, quién ha sido víctima de las redes de trata que operan en la ciudad, mientras tanto el intendente Julio Garro hace oídos sordos y no muestra ningún interés en acompañar a la familia Ramallo en esta búsqueda. Asimismo, la gobernadora se ha negado a recibir a la familia, mientras que el ministro de Seguridad y el secretario de Derechos Humanos de la provincia de Buenos Aires, incumplen sistemáticamente sus promesas en cuanto a colaborar con la causa.

También sobre este punto, queremos poner el acento en la justicia, una justicia misógina y patriarcal, una justicia que no escucha la voz de la víctima y la re-victimiza una y otra vez, y un gobierno que desarticula los programas territoriales que, por un lado contenían a adolescentes con sus derechos vulnerados, y proporcionaban redes de formación y capacitación evitando que muchas de ellas sean víctimas de trata o del sistema prostituyente, y programas además que servían desde el territorio para investigar casos de desaparición de niñas, adolescentes y mujeres.

Por otro lado, las mujeres beneficiarias del programa Ellas hacen, se encuentran en una situación crítica, el mismo está paralizado, y ningún nivel del estado muestra la voluntad de solucionar la cuestión, mujeres que durante meses han construido con sus propias manos las viviendas donde habitarían, hoy continúan luchando para obtener un techo propio. Un  programa que fue creado para contener y empoderar a mujeres víctimas de violencias, y víctimas de la inundación que sufriera esta ciudad en el años 2013, hoy es vaciado, y es el mismo Estado quien al no brindar respuesta revictimiza a estas mujeres.

Por último queremos denunciar la persecución política vivida en todos los niveles del estado, desde el nacional hasta el municipal, persecución que tiene su punto más alto en la injusta detención de Milagro Sala. Hablar de presos y presas políticos y políticas en nuestro país es un retroceso en materia de derechos humanos no visto en democracia. El feminismo no puede estar al margen de este debate, el feminismo se planta por la libertad de las presas políticas y exige el inmediato cese de la persecución política en nuestro país.

Porque nuestro compromiso desde el feminismo es profundamente político, así en nuestro país, buscamos socavar el andamiaje de la sociedad que nos somete al dominio del “patriarcado de consentimiento” propio del neoliberalismo, modalidad que enmascara, bajo la tiranía del mercado, el consumo y los medios de comunicación mediante disfraces de libertad, la subordinación, explotación y sometimiento de las mujeres. En nuestras luchas, reclamos y conquistas vamos construyendo otra formación social, construcción que comenzaron las generaciones anteriores pero que se sintetizan en el proyecto nacional y popular que incluyó en su programa nuestras reivindicaciones; estamos seguras que la profundización de la democracia, la ampliación del Estado, la intervención del mismo en la vida social enmarcados en las políticas que llevaron adelante Néstor y Cristina llevan la simiente del feminismo. Por eso es necesaria nuestra participación y compromiso político para avanzar en la recuperación del gobierno y en la construcción de poder, pensamos que ese es el camino  que lleva a la equidad y a la justicia social.

Desde el feminismo, también ponemos en cuestión nuestras propias organizaciones, exigimos al interior de las mismas, sean políticas, sindicales, estudiantiles, de profesionales, el lugar que nos corresponde como sujetas políticas, exigimos formar parte de las mesas de conducción, exigimos la implementación inmediata de los protocolos contra la violencia de género, exigimos a nuestros compañeros que cuestiones sus privilegios, que respeten los lugares de debate entre mujeres, que den un paso al costado para abrir el camino que debemos transitar en unidad. Un poder popular, no podrá instaurarse sin el poder las mujeres.

También festejamos nuestras conquistas. El feminismo y el movimiento de mujeres, han logrado conquistas importantísimas a fuerza de militancia y articulaciones entre diferentes espacios, en este sentido, los protocolos de actuación para casos de violencia de géneros en universidades, sindicatos, organizaciones; los espacios de género de las universidades, las materias que abordan la temática de género, las articulaciones feministas en los territorios, la conformación de espacios intersindicales de mujeres, entre otras conquistas, han sido logros que debemos profundizar y extender.

Por estos motivos nos autoconvocamos al Paro Internacional de Mujeres, y por estos motivos convocamos a todas las mujeres, travestis y trans a unirse en el camino de reformular desde las bases, un  sistema que nos somete como mujeres y también nos somete como clase.

En La Plata, capital de la provincia de Buenos Aires, las organizaciones abajo firmantes, hoy, como todos los días, y cada 8 de marzo, renovamos nuestro compromiso con la lucha por la igualdad y la justicia de género, en el marco ineludible de la lucha por una patria justa, libre y soberana.

Frente al ajuste, oponemos nuestra resistencia feminista, una resistencia que traemos en las entrañas, desde tiempo inmemorables de la historia, desde que fuimos las brujas perseguidas, desde que nos quitaron el control sobre nuestro cuerpo, desde que nuestra capacidad de parir nos convirtió en esclavas del patriarcado. Una resistencia anclada en las fábricas donde exigimos derechos laborales, en las que de este lado del mundo peleamos contra el exterminio de nuestra raza, en las que lucharon por el voto, en las que lucharon contra la esclavitud, en las que participaron fervorosamente en las revoluciones populares en diversos lugares del mundo. La resistencia de nuestras madres y abuelas, de las piqueteras, de nuestras mujeres originarias hoy perseguidas por este gobierno autoritario  y depredador. Esa resistencia le oponemos a este gobierno y paramos por:

Libertad a Milagro Sala quien continúa presa ilegalmente, en total violación a sus derechos humanos y de todas y todos los y las presos y presas políticos/as.

Trabajo genuino, especialmente para mujeres travestis y trans en situaciones de vulneración de derechos. Basta de despidos!

Un estado y un gobierno garante de los derechos humanos del pueblo en general y de las mujeres travestis y trans en particular. Y garante de los derechos de las mayorías y no de los privilegios de los grupos de poder.

Un Estado con representación paritaria en los órganos legislativos y ejecutivos, que garantice la perspectiva de género en las políticas públicas.

Inmediato cumplimiento del plan integral anunciado desde el gobierno nacional y el gobierno provincial hace ya más de un año.

Educación sexual para decidir, anticonceptivos para no abortar, aborto legal para no morir.

Acceso a la vivienda digna para todas!

Acceso a la salud pública y a  la educación pública para todas.

Desmantelamiento de las redes de trata y proxenetismo.

Exigimos un Poder Judicial capacitado en la perspectiva de género.

Basta de represión a travestis, trans y respeto por las diversidades sexuales y de género.

Justicia por Emilia.

Devuelvan a Johana.

Sandra Ayala Gamboa presente!

Justicia por Diana Sacayan!

Continuidad efectiva del programa Ellas Hacen.

Basta de feminicidios y violencia machista.

Vivas Nos queremos! 

 


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s