“Hay una decisión de desguazar y hacer desaparecer el sistema público de medios”

Las brujas conversamos con Diana López Gijsberts y Carolina Balderrama, dos de las más de 350 personas despedidas en la agencia de noticia que nació en 1945 para promover la soberanía informativa. Hoy, 73 años después, acallar voces es la nueva política pública bajo el gobierno macrista. Pero además, desde Viaje en Escoba nos preguntamos: ¿Cuantas mujeres más vamos a perder en el ejercicio del periodismo? ¿Cuantas comunicadoras con perspectiva de género seguirán perdiendo espacios en los medios de comunicación?

“Radio, televisión, prensa gráfica, hasta el diario más chiquito de la localidad más pequeña se organizaba con los 500 cables que a diario emitía el servicio de Telam”, cuenta Diana Lopez Gijsberts, trabajadora despedida, en diálogo con Viaje en Escoba. Ella es una de las y los más de 350 trabajadoras y trabajadores despedidos de la agencia, un medio público, federal, que provee información a cerca de 300 abonados, es decir a otros medios de comunicación.

Fue fundada el 14 de abril de 1945 con el entonces secretario de Trabajo y Previsión, Juan Domingo Perón, para disputar con las agencias estadounidenses y promover la soberanía informativa. Ahora, 73 años después, bajo el gobierno encabezado por Mauricio Macri, no solo se desarmó la democrática Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual, sino que pareciera existir una decisión política de monopilizar aún más la palabra. ¿Qué pasa entonces con aquella idea colectiva de entender a la comunicación como derecho humano? Idea plasmada en la Ley 26.522 allá por 2009, fruto de debates y foros en todo el país.

WhatsApp Image 2018-07-03 at 22.39.58

“El 26 de junio recibimos el telegrama 354 personas que trabajábamos en Télam. Fuimos despedidas de una manera salvaje, anónima, porque concurrimos a trabajar mientras llegaban los telegramas a nuestras casas”, cuenta Diana. Y, como si fuera poco, el texto remite a épocas nefastas de nuestro país:

“En el marco de una reorganización de esta sociedad, usted queda despedido a partir de la fecha. Su liquidación está a su disposición”.

Como si eso no fuera lo suficientemente perverso, Diana cuenta también que no hubo ni hay una lista oficial de despidos. “Te ibas enterando a medida que te llegaba, entonces íbamos armando nosotros la lista. Paralelamente, Lombardi y el director de Telam, Pousá, salían a hablar a los medios muy fríamente y con cierta satisfacción, diciendo que se nos despedía por nuestro perfil ideológico. Nuestro tono siempre es informativo y, además, contamos con dos instancias de corrección, así que si alguno de nosotros hubiera decidido meter cierta tendenciosidad en alguna información, teníamos jefe de sección más el de la mesa de edición para frenar eso”.

“Cada uno tenemos ideología. De hecho, las libertades políticas no están cercenadas en el país. En la redacción cada uno piensa distinto y eso es lo maravilloso, pero en la redacción nosotros ponemos las cinco W”, explicó Diana.

Destruir la comunicación federal

Los despidos también afectaron a las 27 corresponsalías que Telam tiene en distintos puntos del país. “Hoy no nos enteramos de lo que pasa en Catamarca, Chaco, Misiones, Formosa, Viedma, Rawson, etc. Ese es el verdadero objetivo que ellos buscaban, el objetivo final era el desguace de la información”, opinó Diana y explicó que en 10 corresposalías las tareas quedaron a cargo de una sola persona: “¿Cómo puede cubrir él solo lo que sucede las 24 hs? No sólo hablamos de flexibilización laboral, ¿Cuántas horas va a tener que trabajar?. Porque nosotros no solo cubríamos la actividad de gobierno, nos ocupábamos de todas las características de los lugares donde tenemos sede. De su idiosincrasia, su cultura, logros y avances científicos, personalidades destacadas, y hoy eso fue silenciado”.

La comunicación es un derecho humano 

“Ni bien asume la alianza Cambiemos uno de los primeros actos que realiza es aquel decreto que interviene la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual, diluye el AFSCA, arma en ENACOM y todavía estamos esperando la Ley de Convergencia Digital”, cuenta Carolina Balderrama, periodista también despedida de Telam y conductora del programa radial Un Cuarto Propio. Recordó que en dicha legislación y entre otras cosas, se regulaba la cantidad de licencias que se pueden tener y el mínimo de contenido local que se tiene que producir. “Pienso en eso y en todo el armado de estigmatización de todo lo que tiene que ver con lo público y lo estatal”.

“Si bien ahora hablamos en particular de la agencia de noticias Telam, también hablamos de Radio Nacional y de la Televisión Pública, en una decisión manifiesta de desguazar y hacer desaparecer el sistema público de medios. Es el único sistema nacional que permite a la ciudadanía ejercer su derecho a la comunicación”.

Carolina compartió los resultados del relevamiento realizado por Sindicato de Prensa de Buenos Aires (Sipreba): “Un poco más de 3 mil fueron los puestos de trabajo que se perdieron en el área de la comunicación y el periodismo con el cierre, compañeros que no cobran desde enero, Radio Rivadavia, Grupo 23 y tanto otros. Con lo cual, estamos en un momento en donde el derecho al acceso a la información y el derecho al ejercicio del periodismo está en un momento bisagra. Por eso creemos que es una persecución ideológico gremial”.

“Ganó el Periodismo”, expresó el titular del Sistema Federal de Medios Públicos, Hernán Lombardi, el mismo día que conocimos la noticia de los despidos en Télam, superando aún más los niveles de cinismo de un gobierno que dice defender la democracia pero lleva adelante políticas que nos hacen retroceder en materia de derechos.

“Si una ciudadanía no tiene la posibilidad de acceder a la mayor cantidad de cristales para ver el mundo, difícilmente va a poder generar empatía con lo otro. El desconocimiento y la ignorancia genera prejuicio, discriminación, se genera una capacidad muy pequeña de tener un vínculo empático más allá de lo que te rodea”.  

Que una sociedad no puedo expresarse y/o informarse libremente, significa que no se está respetando el derecho a la comunicación. Y si la comunicación es un derecho es el Estado, más precisamente el gobierno, quién debe garantizar que ese derecho se cumpla.

La perspectiva de Género

Carolina Balderrama, ganadora del premio Lola Mora por su periodismo con perspectiva de género, se refirió además al lugar de las mujeres en lo medios de comunicación:

“En general y también en nuestra profesión, cuando se agudizan las crisis las primeras que desaparecemos, en este caso de las redacciones, somos las mujeres. Porque además, por ejemplo, sostener la cooperativización de un medio implica poner mucho tiempo, y en general las mujeres ponemos mucho tiempo en las tareas del cuidado (…) Hay un número por ahí que dice que cobramos un 27 o 28% menos las mujeres (en relación a la misma tarea pero realizada por varones), o si tenemos más de un hijo perdemos nuestra actividad en un 35%, en cambio los varones lo sostienen en un 70%”.

Un tercio de los despidos en Télam son mujeres, agrega Carolina y cuenta: “En la Sección Sociedad, todas las periodistas mujeres que tenían una mirada de género, están afuera. La única periodista de la Sección Deportes también está fuera. En Audiovisual donde estaba yo también estoy afuera, y en el portal también. Con lo cual, en este momento, no se puede garantizar ninguna cobertura con perspectiva de género”.

 


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s